Ashcan
Cuatro prototipos superhistóricos de DC Comics, incluido un ‘Superman Comics’ de 1939, se subastan en abril en Heritage

Los ashcan de los años 40 para los títulos de Supergirl, Superboy y Superwoman son tan raros que la mayoría ni siquiera están en las bóvedas de DC.

Nota: El » ashcan» (un «basurero», en una traducción no literal) es el lugar donde metafóricamente iban a parar estas ediciones, por lo que, básicamente, se trata de una edición especial con un tiraje mínimo, con historias cuyo único fin es dar lugar a un elemento y fundamentar su existencia.

Hace 37 años, Gary Colabuono vio su primer ashcan. «Y no sabía lo que eran», dice ahora, décadas después de que empezara a coleccionar, preservar y promocionar estas maquetas en blanco y negro, grapadas y de fabricación barata, hechas para asegurar la marca de un título de cómic y destinadas a ser tiradas a la basura.

Con el tiempo, Colabuono se convirtió en un experto en estas rarezas perdidas de los primeros tiempos de la industria del cómic. Ahora, cuatro de sus ashcans –incluido uno de los dos que se conservan de Superman Comics de 1939– salen al mercado por primera vez durante la histórica subasta de Comics & Comic Art Signature® que celebrará Heritage Auctions del 7 al 10 de abril.

«Gary ha sido un gran amigo mío durante casi 30 años, y estoy extraordinariamente agradecido por ofrecer estas obras en su nombre», dice el vicepresidente senior de Heritage Auctions, Ed Jaster. «No tengo ninguna duda de que el mercado le recompensará por sus décadas de impecable administración de estos tesoros».

La colección de Colabuono, y sus ensayos sobre los ashcans, han aparecido en numerosos libros de historia, entre ellos el esencial Comics Between the Panels y el tesoro del 75 aniversario de DC Comics The Art of Modern Mythmaking. El autor de la historia de DC, su antiguo presidente Paul Levitz, incluso inscribió el ejemplar de Colabuono con una nota de agradecimiento:

«Para Gary, sin el cual no habría páginas 96-97, ¡y mucha menos diversión en el mundo del cómic!»

Pero en 1985 sólo conocía la importancia de los ashcans por su procedencia.

«Como venían del presidente retirado de DC Comics, Sol Harrison, sabía que eran objetos de importancia histórica», dice Colabuono. «Había una Wonder Woman en una portada blanca, y nunca había visto algo así. Me dije: ‘¿Qué estoy viendo? Lo mismo con Superman Comics, con su portada en blanco y negro del número 7 de Action Comics. Y me preguntaba: ‘¿Qué es esto?

«En la universidad estudié Historia, así que empecé a investigar. Al principio sólo había curiosidad. No había mercado. Nadie los conocía. Me llevó un tiempo entender todo esto. Era amigo de Paul Levitz, y soy el único que pudo entrar en los archivos de DC y hacer toda esta investigación».

Descubrió que se enviaban ashcans a la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos para conseguir el nombre, el logotipo e incluso los héroes de un cómic para defenderse de los rivales. La imagen de la portada y el arte del interior eran meros marcadores de posición tomados de otros cómics; lo único que importaba era el título y el aspecto de su logotipo, que debían registrarse antes de que otro pudiera reclamarlos. Después, se tiraban a la basura, de ahí el nombre de cubo de basura, el destino final de estos extraños y raros ejemplares.

Pero la basura de una empresa se convirtió en el tesoro de Colabuono, por no hablar de su pasión. Como dijo una vez el ex director general de Wizard Entertainment, Gareb Shamus, al Chicago Tribune:

«Cuando se habla de objetos de colección, se trata de tener cosas raras y, en muchos casos, únicas. Lo que Gary tiene es un trozo de historia que la gente no ha visto antes. Eso es lo que hace que los coleccionistas se entusiasmen».

Colabuono dice que sólo se veía a sí mismo como el cuidador temporal de estos ashcans, que nunca estuvieron destinados a sobrevivir más de 80 años después de su rápida producción. Y así, un año después de que Heritage vendiera su ashcan de Action Comics por 204.000 dólares, saca a subasta otros cuatro títulos, cada uno de ellos… bueno, Super.

Está ese ashcan de Superman Comics que presenta en su portada la icónica imagen de Action Comics #7, que muestra al Hombre de Acero colgando un ladrón en lo alto de Metrópolis; su interior era una historia de Superman contada previamente en Action Comics #8. Sólo se conoce la existencia de dos ejemplares ashcans: éste y otro que Colabuono vendió hace 21 años. Ni siquiera DC tiene un ejemplar en sus bóvedas.

Esta extraordinaria rareza es anterior a Superman nº 1, que llegó a los quioscos en el verano de 1939, sin «Comics» como parte de su título.

También hay otras super rarezas, como Superwoman, de la que se sabe que existen dos ejemplares: éste y otro asegurado en las cámaras de DC.

Según la Oficina de Patentes y Marcas de EE.UU., este ashcan fue presentado el 24 de octubre de 1941 y registrado oficialmente siete meses después. Sólo que entonces no existía Superwoman; aunque los personajes que usaban ese nombre aparecieron ya en 1943, DC no publicó un título de Superwoman hasta 2016. Pero en 1941 DC tenía buenas razones para creer que un competidor se lanzaría a robar el título: Dos años antes, la compañía había demandado con éxito a Fox Publishing por su imitación de Superman, Wonder Man, y seguramente le seguirían más imitadores con capa.

Sin una Superwoman para la portada del ashcan, DC utilizó en su lugar las ilustraciones del Dr. Destino que aparecieron en la portada de More Fun Comics #73, el clásico de la Edad de Oro que supuso el debut de Aquaman y Flecha Verde. Y la ilustración interior procede de Action Comics #38, la misma que se utilizó para el ashcan de Superboy que también se subasta.

No es ninguna sorpresa: Superboy se registró en la USPTO justo un día después de Superwoman, y también se registró en mayo de 1942. Una vez más, como no había Superboy en ese momento, DC utilizó para este ashcan la imagen de la portada del número 57 de Detective Comics, con Batman y Robin, el verdadero Chico Maravilla de DC. Esta es el único ashcan de Superboy que se conoce.

La subasta de abril también incluye el único ashcan de Supergirl que se conoce. Es el único título de Super en esta subasta que no procede de Harrison.

Como señala Colabuono, la comunidad de coleccionistas no supo de su existencia hasta hace 35 años, cuando apareció en un anuncio de la Comics Buyer’s Guide. Un coleccionista de la Costa Este dijo que un pariente que trabajaba en DC recibió el cómic como recuerdo cuando se jubiló. El coleccionista dijo que más tarde le regalaron el ashcan por su cumpleaños.

Otro coleccionista se hizo con él antes de que Colabuono pudiera completar su colección de ashcans de Supergirl. Tuvieron que pasar otras dos décadas antes de que pudiera conseguir el único superviviente de Supergirl, que fue enviado a Washington, D.C., en noviembre de 1944 y registrado en el verano de 1945, 14 años antes de que Supergirl se uniera a su prima kryptoniana en los cómics. De ahí el uso de las duras ilustraciones de Jack Kirby y Joe Simon del Boy Commandos #1 en la portada y una historia del Action Comics #80 en el interior.

Colabuono ya había planeado subastar esta colección una vez, pero se arrepintió, dice riendo. Pero entonces se dio cuenta: «Es el momento de hacerlo», dice ahora.

«Son todos tan geniales, tan importantes y tan raros», dice Colabuono sobre sus ashcans Super. «Será interesante para los coleccionistas y el público que algo tan raro salga al mercado. Será algo verdaderamente especial. Siempre me he sentido orgulloso de ser el único tipo en todo el planeta que posee estas cosas. Las mostré en una convención de cómics y me sentí muy orgulloso. Bueno, no sé si esa es la palabra correcta, pero siempre supe que sólo era el cuidador».

Fuente: Superman Homepage

¿Qué te parecen estos cuatro prototipos históricos de la Familia Superman?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESARNoticias de subastas

Por Miss Lane

Diseñé miles de inventos revolucionarios que me habrían convertido en la mujer más rica del mundo… pero los guardé en Megaupload. Ahora dirijo esto a tiempo completo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.