DOOMSDAY CLOCK #1 

Guión: Geoff Jhons. Dibujo: Gary Frank. Color: Brad Anderson. Portada principal y portada alternativa: Gary Frank & Brad Anderson.

DC Comics presenta esta maxiserie de 12 números  de la mano de un espectacular equipo creativo: el aclamado escritor Geoff Johns, el dibujante Gary Frank y el colorista Brad Anderson. No estáis preparados para lo que está por venir en estas páginas…

RESUMEN

Una multitud enardecida muestra rudimentarios carteles con la leyenda  escrita «El fin está aquí». El mundo entero parece haber perdido el control y la fé. Las fuerzas del órden intentan mantener a raya la el caos, pero los noticiarios de todo el planeta se hacen eco de que el vicepresidente  estadounidense ha asesinado al fiscal general, tomado rehenes en la Casa Blanca, la Unión Europea ha colapsado y Corea del Norte trata de invadir los Estados Unidos.

Pero la noticia más destacada es que el prófugo de la justicia, Adrian Veidt, más conocido como Ozymandias, sigue en busca y captura, las fuerzas policiales han redoblado esfuerzos para dar con su paradero toda vez que ahora está claro que estuvo detrás del atentado en Nueva York que mató a miles de personas. Por su parte el grupo de héroes conocido como «Watchmen» se encuentra en paradero desconocido. La policía quiere a toda costa encontrar a Rorschach, ya que su diario muestra que fue Ozymandias y no el Doctor Manhattan el autor de la masacre.

El mundo está al borde de la guerra, Rusia acaba de invadir Polonia y Estados Unidos entra en el conflicto, por lo que las autoridades aconsejan que todas las grandes ciudades del país sean evacuadas.

Mientras tanto, en una prisión al conocerse la noticia los presos claman por ser liberados, los guardias de la penitenciaria se niegan, pero una figura misteriosa logra hacerse con las llaves de las celdas, tratándose de Rorschach que comienza a avanzar por los pasillos del edificio deteniéndose en la celda número 31. El hombre introduce la llave en la cerradura de la puerta, muy lejos de allí, en una central del Gobierno dos manos giran dos llaves y enorme misíl despega por orden del Presidente de la Nación.

Tras la puerta de la celda, Rorschach se encuentra con Erika Manson, más conocida como Marioneta, la mujer se sorprende al ver quien se encuentra en el umbral de la puerta, pero Rorschach la pide que si quiere vivir lo acompañe, la mujer sigue incrédula, y el hombre termina por quitarse uno de sus guantes, mostrando que se trata de un hombre de raza negra.

Esto hace que Erika comprenda que no está ante el Rorschach que ella conoció una vez, pero él insiste en que es el verdadero y de su gabardina saca un sucio sobre en el que dentro hay la foto de un niño pequeño al tiempo que exige a la mujer que haga un trabajo para él.

Esto llena de furia a Erika que exige conocer el paradero de su hijo, pero Rorschach niega saber donde se encuentra el niño, pero un compañero suyo sí. El paradero la será revelado si la mujer realiza un trabajo, intrigada pregunta qué trabajo debe de hacer, y la respuesta de Rorschach es rotunda: «Encontrar a Dios, y salvar al mundo».

Erika exige hacer el trabajo acompañada de su marido, pero Rorschach alega que se trata de un mal hombre, pero la mujer no cede, o su marido o nada. Con el tiempo agotándose, el hombre pregunta por el paradero de Marcos Maez, Alias «El Mimo», esposo de Erika.

En la prisión mientras tanto los altercados se suceden, un grupo de presidiarios comandados por un peligroso hombre llamado Billy golpean salvajemente a un guardia, un preso al que llaman el Mudo, observa todo desde su celda, lo que provoca que Billy y su grupo entren furiosos a golpearlo a él también.

Erika y Rorschach gracias a un altavoz logran parar los golpes que recibe el Mudo, que resulta ser el marido de la presa, el cual, segundos después la emprende a golpes con Billy y sus esbirros, aniquilándolos uno por uno, mostrando una macabra sonrisa al finalizar la matanza.

Erika explica a su marido que el supuesto Rorschach los necesita para un trabajo, al oir esto, el Mimo exige llevarse sus armas consigo, por lo que llegan hasta una taquilla aparentemente vacía en la que el Mimo parece coger armas invisibles ante la incredulidad de Rorschach.

Finalmente los tres abandonan la prisión, montándose en un maloliente coche que arranca a la vez que Erika pregunta cuando verá a su hijo. El trio llega a Nueva York, en donde se están provocando actos de vandalismo por todas las calles, tras descender del coche, entran al subsuelo a través de una alcantarilla.

Rorscharh parece confuso al avanzar por el subsuelo, pero finalmente encuentra el rumbo y llegan hasta una puerta que alerta de peligros de inundación. El hombre golpea la puerta  y esta se abre caminando segundos depués por un pasillo que desemboca en un gran salón que Erika identifica de inmediato: se trata ni más ni menos que la cueva de Buho Nocturno. Erika pregunta a Rorschach acerca de los rumores acerca de que él asesino al Buho y a Espectro de Seda, pero el hombre niega que eso sucediese así, y Erika se autoconvence de que tanto el Buho Nocturno como Rorschach trabajan juntos.

Pero una voz interrumpe el momento, tratándose de Ozymandias que desmiente que Buho Nocturno esté trabajando con ellos, el Mimo parece no ser del agrado de Ozymandias, Erika exige saber el paradero de su hijo y amenaza con asesinarlos con un destornillador si se niegan a revelar donde está el pequeño y que ganará diez millones de dólares por su cabeza.

Pero Ozymandias no se achanta, y ofrece a la pareja doscientos millones de dólares si hacen el trabajo que tiene preparado para ellos, segundos despues revela que este Rorschach no es el que ellos conocieron una vez, lo que provoca el enfado del hombre de la gabardina.

Erika exige saber qué trabajo deben de realizar, y Ozymandias dice que él fue el culpable de la masacre de Nueva York, y que fue un plan que fracasó, este recuerdo provoca la risa incontrolable en el hombre, la mujer no entiende qué sucede y Rorschach termina por desvelar que padece cáncer terminal y que no podrá salvar a la Humanidad, pero el Doctor Manhattan si podría salvar el mundo, Erika se extraña, puesto que Manhattan desapareció años atrás.

Ozymandias explica que el Doctor Manhattan abandonó ese mundo por un universo menos complicado y que deben de encontrarlo.

Mientras tanto, en Metrópolis, Lois y Clark duermen en la madrugada,. Clark comienza a soñar, recordando como los Kent le llevaron en la camioneta a su baile de graduación en el instituto. Clark por aquel entonces se esforzaba en encajar y en disimular sus grandes poderes, Ma y Pa Kent lo reconfortan, explicándole que un día esos poderes salvarán al mundo.

Clark desciende de la camioneta y accede al baile, los Kent emprenden rumbo a la granja, cuando un coche cocha contra la camioneta, lanzándola contra un árbol.

En ese preciso instante, Clark despierta de la pesadilla, sobresaltando a Lois que pregunta a su marido qué soñaba. Clark explica que se trataba de un sueño acerca de la noche que murieron sus padres. Lois se muestra sorprendida ya que no recuerda haber visto a su marido tan alterado por un sueño, a lo que Clark responde que es la primera vez que tiene una pesadilla, finalizando así este primer capítulo de la maxiserie.

OPINIÓN

Primer número de la maxiserie y mis espectativas no podían ser más altas, reencontrarse con los personajes de «Watchmen», y ese mundo sin esperanza y politizado  que tan bien reflejó en su día Alan Moore es siempre un placer.

Y lo hacemos de la mano de Geoff Jhons, que una vez más demuestra su maestría trazando una historia que desde el minuto uno es puro suspense y va atrapando al lector, una historia que deja bien a las claras que los eventos de «Watchmen» propiciaron que el Doctor Manhattan emigrase a un universo más comodo para él.

Y es ahí, justo en ese punto en el que ambos universos se tocan, y nos trasladamos al Universo DC, en donde Superman sufre una pesadilla que a buen seguro tiene relación con lo que ha empezado a narrarse en este número uno.

Me pregunto si tanto Ozymandias, Marioneta, Rorschach y el Mimo cruzarán el portal e interacturarán con el Hombre de Acero o si será el kryptoniano el que viajará a la dimensión «Watchmen».

Sea como sea, la maxiserie ha empezado fortísima y al menos a mí no me ha defraudado en absoluto.

En el apartado gráfico como siempre Gary Frank está soberbio mostrándonos un Superman muy Reeve y unas escenas en el resto del cómic que solo pueden calificarse como descomunales.

En definitiva y para ir concluyendo, un gran inicio que deja bastantes misterios planteados y por resolver y por tanto enormes ganas de que llegue cuanto antes el segundo tomo de la colección.

Saludos cordiales.

Non.

(Portada alternativa realizada por Gary Frank & Brad Anderson)

Por NON

Nacido en Valladolid (España) en 1975. Fascinado por el personaje desde el momento en el que me llevaron con poco más de tres años al cine a ver "Superman The Movie". Voraz lector de cómics de Superman, el Hombre Murciélago, y sí, lo confieso... También de Marvel. Aficionado al Rugby y a pasarme horas viendo capítulos repetidos de Los Simpson (Homer Simpson es mi segundo ídolo), acompañado de un refresco de cola. En mis horas laborales me podréis ver subido en una ambulancia, en algún que otro rato libre por aquí poniéndome la capa roja del mayor héroe de todos los tiempos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.